LA ARMONÍA ENTRE VINOS Y COMIDAS

Aquí os dejamos los principales maridajes, para que podáis elegir el vino que mejor liga en cada comida

Aperitivo:

Jerez seco, champagne o cava (Brut o seco), un buen vino blanco seco.

 

Consomé y cremas de ave:

Para el consomé: Jerez o Madeira seco.

Para las cremas espesas: blancos secos de cuerpo.

Para las cremas de ave y de champiñones: blancos perfumados (Gewürztraminer, Sauvignon Blanc) o un excelente rosado.

Sopas de pescado: blancos muy secos y rosados. También ciertos tintos con aroma Mediterráneo.

 

Entremeses:

Blancos y rosados del país; blancos secos y semisecos (Riesling, Sauvignon Blanc, champagne o cava nature, Penedés, albariño) también el Cabernet Sauvignon rosado.

Embutidos:

Rosados muy afrutados y tintos jóvenes (Beaujolais, Tempranillos del Penedés o de La Rioja). También Jerez seco.

 

Ostras y mariscos:

Para las ostras, vinos secos (Sauvignon Blanc, Chablis, Riesling, Penedés, Albariño, Valencia, Valdepeñas, finos de Jerez, Champagne y Cavas.

Para los mariscos, vinos blancos perfumados y de cuerpo, champagne o cava, o incluso Jerez seco. También rosados de carácter.

Pescados:

En general, todos los vinos blancos secos o semisecos (Riesling, Chablis, Gewürztraminer, Sauvignon Blanc, Albariño, Rueda, Alella, valencia).

Cuando el pescado está condimentado con salsa de vino debe acompañarse con el mismo vino o incluso con un blanco licoroso de calidad.

Foie gras:

Grandes vinos blancos semisecos y perfumados (Sauvignon Blanc Gewürztraminer). También el sauternes, el jerez amontillado, champagne y cavas.

Cuando se sirve al final, antes de los quesos, puede acompañarse con grandes vinos tintos aromáticos.

 

Huevos:

Nada como el huevo para estropear los vinos, incluso cuando forma parte de un soufflé. Para los huevos se inventó el agua fresca.

 

Carnes blancas, pollo, pavo y conejo:

Vinos tintos de calidad, aromáticos y no demasiado corpulentos.

 

Carnes rojas, pato y pintada:

Excelentes vinos tintos de cuerpo.

 

Callos y caracoles:

Vinos blancos corrientes, rosado de calidad o tintos ligeros (Cigales, La Mancha, Valdepeñas, Navarra).

 

Caza:

De pelo y venados: grandes vinos tintos de cuerpo.

De pluma: excelentes vinos tintos muy aromáticos.

 

Legumbres:

Vinos corrientes del país, qué pueden acompañar igualmente a las alcachofas, a los espárragos y a otras hortalizas. Mejor aún agua sin gas.

 

Ensaladas:

Solo admiten el vino cuando van condimentadas sin vinagre. El Jerez puede acompañarlas si se aliñan con excelente vinagre de Jerez. En general es el momento de beber agua, incluso gaseosa.

 

Pastas:

Tinto o blanco según la salsa.

Con pescado: Penedés, Albariño, rueda.

Para las salsas boloñesas de carne: Chianti, tintos jóvenes, (Rioja, Penedés, Valdepeñas).

Para las salsas napolitanas de tomate: Priorato, Jumilla, Yecla, Utiel Requena.

 

Quesos:

Azules fuertes o quesos fermentados: los mejores vinos tintos de las mejores añadas y los grandes champagne o cavas bruts.

Azules ligeros y quesos de pasta blanda: los mejores vinos blancos secos o semisecos.

Postres:

Champagne y cavas semisecos o semidulces. Grandes vinos blancos licorosos y generosos.

Compartir esta publicacion

Comentarios (0)

No hay comentarios en este momento
Producto agregado a la lista de deseos
Producto agregado para comparar

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.