INFORMACIÓN

EL VINO TIENE EN LAS ALTAS TEMPERATURAS UN GRAN ENEMIGO.

Los cambios bruscos y las altas temperaturas del verano, provocan en el vino que su evolución sea más rápida de lo que debería, por eso en las bodegas las temperaturas son bajas y estables.

Para una conservación a largo plazo, lo ideal es que el vino permanezca a una temperatura inferior a la de su consumo, por ejemplo un vino tinto estaría mejor conservado en un estado de 11ºC que a 17ºC.,  la evolución será más lenta. Ahora si el vino va a ser consumido rápido, no necesita una temperatura baja, con la recomendada para su consumo será suficiente.

Nuestras instalaciones están acondicionadas, para que la temperatura en verano nuestros vinos no se vean afectados, tanto para los vinos con más rotación, como para los vinos que necesitan de una conservación más prolongada.  

Producto agregado a la lista de deseos
Producto agregado para comparar

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.